regreso

Regreso

Regresaba todas las noches a la casa derruida. Sonreía recordándose sentada en la mecedora de la entrada. Aquel lugar evocaba tardes de tranquilidad, de niños jugando en la calle, comida en el fuego y conversaciones de vecinos. Los mejores ratos de los días de antaño.