París

París

De repente, todos caminaban en una única dirección, hacia una luz hermosa, cegadora. Alrededor todo parecía haber dejado de existir. No importaba nada, solo llegar, tener el privilegio de conocer de cerca aquella especie de torre que el sol parecía coronar. Y desde allí observar París y el mundo.