farola

LAS ESQUINAS DE LA TARDE

Llovía luz dorada en el atardecer de la primavera. Era la hora del susurro, del poema. Un viento suave cantaba versos a las primeras hojas de los árboles en el filo de la noche. Era un momento para imaginar historias y creer en un mar cercano, a la vuelta de la esquina