farola

DESDE EL PUENTE

En atardeceres lejanos, apoyada en la barandilla del tiempo, ella a veces piensa en él. En lo que no fue, en lo que probablemente es. Benditos kilómetros de lejanía. Atrás zozobras. Es hora de plenitud. Su mirada no quiere recordar, se detiene en las aguas serenas, brillantes, que navegan lentamente la ciudad.